top of page

El proyecto que te da paz


Todos tenemos proyectos. De hecho, es el medio para construir el futuro deseado, solucionar un problema, lograr un reto. ¿Valdría la pena aprender a planear y dar seguimiento a tus metas para vivir el proceso con más éxito, y sobre todo, con más paz?



Y si bien existe una conciencia cada vez mayor sobre la importancia de controlar mejor los proyectos, todavía hay millones de personas que consideran que la sola necesidad, deseo o presión externa hará que con mucha energía y trabajo extra, la meta se logre.


Además de los enormes desperdicios en dinero y recursos que un proyecto mal gestionado puede provocar, hoy quiero abordar el enorme problema que genera a nivel emocional en el líder de proyecto y su equipo un proyecto mal gestionado.


Hoy en día, el estrés provocado por no ser capaz de lograr las metas necesarias y comprometidas genera graves problemas de salud, por ejemplo: insomnio, afectaciones gastrointestinales, dolor constante de cabeza, espalda, cuello, e incluso enfermedades muy graves como diabetes o parálisis facial. ¡Increíble la forma como vivimos nuestros proyectos!


Hay un agotamiento emocional que no solo no aporta a lograr tu objetivo, sino que te desenfoca y puede generar conflictos innecesarios en tu equipo. Es un desgaste que se puede evitar. La situación seguirá siendo retadora, pero si es posible gestionar mejor tus proyectos.


Si bien es todo un gran tema, una profesión completa, aprovecho para compartir 4 aspectos concretos para vivir mejor tus proyectos:


  • Entiende bien la razón por la cual el proyecto es necesario. ¿Cuál es su beneficio más allá de entregar ciertos productos finales? Por ejemplo, comprar una máquina o instalar un software son proyectos con productos finales claros, pero el beneficio buscado seguramente está relacionado con incrementar la productividad, disminuir el tiempo o los errores de algún proceso.

  • Decide con conciencia, sobre donde comprometer tus recursos: energía, enfoque tiempo. Priorizar significa decir NO a algunos proyectos para lograr otros.

  • Identifica los principales actores, afectados o participantes en el proyecto, así como sus roles y responsabilidades. Valida con ellos su participación. Evitarás malos entendidos.

  • Sé realista con tus recursos disponibles. Me refiero a tiempo, atención, dinero. Depende de tu rol en el proyecto, al menos tu tiempo si debes gestionarlo ya que tu reputación depende de que cumplas tu palabra. Cuídala. Analiza bien la mejor forma de asignar tu tiempo disponible a los proyectos y otras actividades que estás realizando para llegar a tus metas. El tiempo es vida, la vida es tiempo. Tu responsabilidad es saber vivirlo con energía, disfrutando cada paso que das para llegar a tu meta.


Gestionar proyectos es una profesión que puede apoyarte a dar estructura a tus ideas para tomar las mejores decisiones en un ambiente altamente cambiante como el actual.


Un proyecto para mejorar la forma como gestionas proyectos tiene mucho sentido para lograr una calidad de vida real y duradera. Contar con herramientas y datos para decidir mejor cuando ejecutas un proyecto sin duda disminuye el estrés y aumenta la posibilidad de lograr tus metas. Se trata de vivir bien con tus proyectos personales y profesionales, lo que requiere que cultivemos una relación emocional saludable con ellos, como una disciplina que nos ayuda a crecer y hacer realidad la visión personal de la vida que quieres para ti.

 

Conoce cómo mejorar la gestión de proyectos dando clic aquí.




70 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page