¿Hasta dónde estás dispuesto a ampliar tu zona de confort?

Hoy por hoy vivimos cómodamente realizando actividades cotidianas, tanto en casa como en el trabajo, de manera rutinaria; la forma de comunicarme con los compañeros, el tipo de presentación que ofrezco a mis clientes hasta el platillo que preparo para una reunión con amigos. Sabemos que el resultado es el esperado y esto nos brinda certeza y estabilidad pero ¿estamos aprendiendo algo nuevo con este comportamiento?



Las personas cuando nos enfrentamos a un cambio, a algo inesperado de forma súbita (un quiebre en términos de Coaching ontológico) solemos resistirnos. Por ejemplo, un cambio de casa, un cambio de área de trabajo o inclusive un cambio de jefe. Pero una vez que nos atrevemos a enfrentarlo y llevarlo a cabo de forma exitosa, crecemos como personas y cambia la apreciación que tenemos de nosotros mismos, somos más fuertes lo cual nos brinda seguridad y confianza. Cuando tomamos riesgos ampliamos nuestra zona de confort.


El miedo que sentimos ante situaciones nuevas suele ser mayor a la situación real. La única manera de liberarse del miedo a hacer algo es hacerlo.


Otra herramienta para ampliar esta zona de comunidad es el lenguaje que utilizamos para comunicarnos con los demás y con nosotros mismos. A continuación algunas frases de uso común que podemos cambiar.


"Yo podría", "Es una oportunidad", "Yo sé", "Quiero".

Cambiando el lenguaje cambio mis pensamientos, cambiando mis pensamientos cambiaré mis acciones y posteriormente mi ser.


#Coach #Coaching #DesarrolloHumano #Estrategia #PlaneaciónProyectos #Planeación #PortafolioDeProyectos #PMO #GestiónDeEquipos #MejoraContinua #PMP #ProjectManagement #Proyectos #ZonaDeConfort

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
 
google-site-verification=oBPjlNwNVbj_58_zqT9BNxrtuF25SCe8f-Km-Wlszlo