Tres primeros pasos para definir tu propósito de vida

Inspiración, reinvención y valores



Inspiración como primer paso


Primero que nada, necesitamos inspiración. Tener una imagen personal de quién quieres ser es fundamental para orientar tus acciones diarias. Ser mejor es una aspiración que aplica para todos y todo el tiempo. ¡Qué mejor motor para llenar tu vida de energía!


Cuando eres consciente de que tu actuar modela para otros, puedes tener una razón más para convertirte en el mejor modelo que puedas. Pero espera un momento, no pienses que significa estar fuerte, firme y acertado todo el tiempo.


Ser mejor persona significa, primero que nada, ser persona.

Es decir, ser capaz de vivir todas las emociones, aprender de éxitos y fracasos, ser generoso, lo que para ti sea el tipo de persona que quieres ser. A mí me inspira y me compromete ser un modelo para mis hijos, hermanos, clientes y amigos. Desde las cosas que hago bien, mis aciertos y logros; y mucho más importante, desde mis fracasos, mi capacidad de pedir ayuda, de aprender, de enfrentar mis errores y frustraciones, para después levantarme y seguir adelante.


Convertirte en alguien excepcional es simplemente un motor de energía que puede ser vigente por siempre. En mi libro “De la exigencia a la excelencia. Disfruta el camino hacia tus logros”, hablo con detalle de que plantearte metas retadoras es una parte fundamental de cualquier persona exitosa y plena, porque la satisfacción del logro es un componente fundamental de la felicidad, siempre y cuando (es fundamental leer con cuidado lo siguiente) seas capaz de gestionar la brecha entre tu objetivo y tus resultados con inteligencia y generosidad hacia ti mismo. Si vives desde la excelencia, será un proceso de mejora continua donde toda experiencia tiene cabida para aprender, agradecer y disfrutar lo que sí existe. Si lo vives desde la exigencia, tus metas serán tu peor tortura.


Reinventa tus significados


Como segundo paso sugiero considerar el ajustar el significado de los conceptos relevantes que definen la forma como ves la vida. Brian Tracy propone que “no sucede lo que quieres, sucede lo que realmente crees que va a suceder”.


Las personas exitosas esperan seguir siendo exitosas, las personas felices esperan seguir siéndolo, quienes viven desde la desconfianza y el miedo, muy probablemente esperan seguir viviendo así, porque esa es su interpretación del mundo, debido a su mirada interior.


Dependiendo de lo que te importe, enfocarás tu mente en ello. Si te enfocas en la oportunidad, encontrarás caminos para llegar ahí. Si te enfocas en el miedo, en un problema, en lo que te falta, se magnificará en tu vida, en tu día a día.


La situación cambia todo el tiempo el entorno y ante tantos cambios es lógico sentir miedo. Por naturaleza, los seres humanos ponemos 10 veces más atención a la información negativa que a la positiva. Esto moverá tu intención y por tanto tu acción, lo importante es que te muevas al lugar que a ti te haga sentir mejor.


Las redes y noticias hacen un trabajo intenso para llamar la atención ante el miedo y la incertidumbre, ponen mucho más énfasis en lo negativo que en lo positivo, porque buscan atención. Los incentivos para ellos son enormes. Mientras más politización y división, ganan más. ¿En donde quieres poner tu atención? En lo positivo que tienes y vives o en lo negativo, lo que te falta y otros tienen, en el enojo por la política, o el miedo por las terribles cosas que pasan a tu alrededor.


Como te sientes es el resultado de la forma como te alimentas física, emocional y espiritualmente. ¿Dónde está tu atención? Te invito a evaluar muy bien en qué quieres invertir el mayor y más valioso de tus recursos: tu atención. Eso determina sin duda en gran medida la forma como ves la vida.


Alimentar la esperanza, la posibilidad, la ilusión de ser una mejor posibilidad para ti y tu entorno, te dará mucha más satisfacción. Esto me ha pasado con algunos de los importantes valores que mueven mis decisiones.



Vive tus valores


Como tercer aspecto te invito a resignificar tus valores. El camino de tú desarrollo personal requiere de recoger tus valores, lo que te importa y resignificar.


Resignificar es un término utilizado en la psicoterapia para describir cuanto cada persona revisa y ajusta lo que cada palabra, frase o situación significa.

Los valores pueden tener nombres universales, pero aspirar a que tengan un significado absoluto ha sido la raíz de guerras, odios y desastres familiares y sociales.


En realidad, todo nuestro mundo es una interpretación personal de lo que sucede en el exterior. Si lo miras así, eres poderoso, porque puedes ajustar los significados para que te sirvan de palancas para el desarrollo y la felicidad. También puedes quedarte estancado en una experiencia, contándote una historia muy triste de cómo las circunstancias te hicieron víctima. Es tu decisión.


El famoso psicólogo C. G. Jung consideraba que la carencia de un sentido vital inhibe la plenitud de la vida, por lo tanto, debería ser considerado una enfermedad, algo que debe tratarse de forma prioritaria, preventiva o lo antes posible, porque sus consecuencias en la calidad de vida son enormes.



Disfruta tu camino hacia tu propósito personal


Para terminar, te invito a hacer esta reflexión ¿Cómo te das cuenta cuando debes cambiar algo en tu vida? Considero que es cuando algo te incomoda. Es un balance entre aceptar lo que no puedes cambiar y atreverte a actuar sobre lo que sí está en tus manos. Y lo más relevante: nadie puede hacerlo por ti.


Eres la suma de todas tus elecciones, decisiones y acciones. Todo lo que eres y lo que serás depende de ti. Todo lo que logres de aquí en adelante depende de tus elecciones, decisiones y acciones.

Eso es maravilloso. Todos tenemos un entorno y efectivamente, hay unos más favorables que otros. Pero con todo y eso, hay muchas personas exitosas y felices que han obtenido sus logros por sí mismas. Conocer, hablar y rodearme de gente exitosa, positiva y que asume la responsabilidad de su éxito me llena de energía. Lo mejor que puedes hacer es sentirte protagonista de tu vida. Decidir ser víctima también es tú decisión. Esperar a que el entorno o alguien cambie para que tú seas feliz, también es tu decisión. Elige con cuál de ellas quieres vivir, porque lo que es seguro es que esa decisión impacta enormemente todos los días de tu vida.


Extracto del libro “Descubre tu propósito. El proyecto más importante de tu vida”. Maru González. www.avanzaproyectos.com







#AdministracióndeProyectos #planeación #incertidumbre #decisión #propósito #

85 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo