Hace unos días comentaba con un cliente como había sido su vida hasta hace unos meses que decidió cambiar su forma de gestionar proyectos. En sus palabras “Te esfuerzas, trabajas como loco, pero el resultado no es lo que esperabas, ¡qué frustración!” ¿Te ha pasado?

 

Se te ocurre algo increíble, una solución a un problema o esa gran oportunidad, que en tiempos de pandemia, te vendría bastante bien. Podrás ahorrar mucho o multiplicar tus resultados. Es algo que no puedes dejar pasar. 

Pero ……

 

Y aquí viene el pero: No sabes bien cómo comenzar, te gana el entusiasmo y dejas esos PEQUEÑOS DETALLES DE LA PLANEACIÓN PARA CUANDO TENGAS TIEMPO. Y me refiero a detalles como aclarar el resultado final, organizar al equipo de apoyo, planear las actividades y acordar con quién las ejecutará, revisar el presupuesto, entre otros.

 

 

Inicias el trabajo y estás tan ocupado que TAMPOCO TIENES TIEMPO PARA DAR SEGUIMIENTO AL AVANCE y hacer ajustes.

 

De forma casi inevitable, tu entusiasmo se convierte en angustia, y ésta en desesperación. Trabajas y trabajas literalmente como loco, y no logras el resultado que esperabas. La desilusión se contagia en tu equipo, colaboradores y clientes, que se cansan de tanto cambio.

 

A continuacón, puede ser que concluyas con un excesivo desgaste o quizá, mejor abandones el esfuerzo, si las condiciones te lo permiten.

 

Te tengo una buena noticia: aunque el mundo es más retador hoy, si hay formas efectivas y SENCILLAS de organizar el trabajo para llegar a las metas. Tener claridad, al menos en los siguientes pasos te dará paz y energía para avanzar. 

 

Te comparto 3 pasos para hacer realidad tu idea a través de proyectos:

  1. Elige las mejores ideas para llegar a tus objetivos. Haz una lista de proyectos actuales y de nuevas ideas. Todo se cuenta a la hora de asignar tu tiempo y dinero.
  2. Prioriza. Date un respiro para escribir tu objetivo y principales resultados esperados. Compártelo con otros para complementarlo. Acuerda con quien te va a apoyar y asegúrate que queda claro qué esperas de cada persona.
  3. Da seguimiento. No desperdicies tus recursos. Asigna tiempo de forma disciplinada a revisar el avance y si los resultados son los que esperas. Esto te permitirá ajustar el camino a tiempo cuando sea necesario.

 

Gestión efectiva significa planear y dar seguimiento a las iniciativas correctas que acortan el camino a tus metas. No es tan difícil y el beneficio es enorme. Todo éxito fue primero una idea que se implementó a través de un proyecto bien ejecutado.

 

Este enfoque es mucho más económico que sólo “trabajar como loco”, te lo garantizo.  ¿Cuál de estos tips crees que te ayudaría más a que tus proyectos funcionen como quieres? 

 

Algunos artículos relacionados:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *