La gente nos quejamos constantemente de que no tenemos tiempo. Incluso para muchos es la principal razón para no lograr sus metas. Sin embargo, hay gente que tiene éxito y tiene el mismo tiempo que los demás. La persona más rica y la más pobre, la gente erudita y la que cuenta con pocos conocimientos, los jóvenes y los mayores, los hombres y las mujeres, todos tenemos 1,440 minutos al día, 168 horas a la semana y 365 días al año.

Muchos no logran lo que quieren porque “no tienen tiempo”. Si todos tenemos el mismo tiempo, la diferencia está en lo que hacemos con él.  Tiempo es dinero, tiempo es conocimiento, tiempo es resultados, finalmente tiempo es vida.
Gastas tu tiempo o inviertes tu tiempo. ¿En qué aplicas tu tiempo? Planear la forma de asignar tu tiempo es diseñar tu vida y el camino hacia tus resultados. Sentirse dueño de tu tiempo y tu vida es una decisión personal que puede abrirte un mundo de posibilidades enorme. Ante un entorno lleno de restricciones, siempre hay posibilidades para decidir cómo usar tu tiempo. Es una actitud personal e individual.
El concepto ideal de lograr un balance de vida depende de:
  • Que tengas claridad en los objetivos en los distintos aspectos de tu vida: personal, familiar, profesional, como sea que decidas clasificarlo.
  • Aceptes lo que no puedes cambiar y cambies lo que sí está en tus manos.
  • Planees tus días, priorices la asignación de tu tiempo con base en tus objetivos. Si descuidas un aspecto de tu vida, tarde o temprano te afectará en los demás.
  • Enfócate. El peor enemigo de los resultados es la dispersión. Elige tus metas y ve por ellas.
  • Ajusta. Has una revisión de que tanto estás logrando lo que quieres y qué puedes hacer para que el siguiente día sea mejor. El tiempo no puede pasar más rápido o más lento, pero tus resultados sí pueden ser diferentes si te enfocas en lo relevante para ti y cuidas tu balance.
El tiempo es vida, y la calidad de nuestra vida depende de la asignación de nuestro tiempo. Son elecciones diarias que construyen tus resultados. Lo que decidas hoy te llevará al lugar donde estarás mañana. Es poco a poco, segundo a segundo que vamos construyendo nuestras trayecto, y disfrutar el proceso es disfrutar la vida.
Lo que es un hecho es que ver la televisión o jugar un videojuego puede ser muy agradable o relajante, pero las mayores satisfacciones de la vida suelen no estar ahí, sino en proyectos realizados con esfuerzo que dan los resultados que tú esperas y hacen realidad tus ilusiones. Por tanto, dedicar tiempo a diseñar como asignar tu tiempo es fundamental para que tu vida y tus resultados no sean un accidente, sino un proyecto exitoso.
Elaboró: Maru González. MA, MP, PMP, PMI-PBA, PMI-ACP, coach

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *