Estoy super emocionada porque hoy iniciaré mi participación en el PMI Chapter Bajío como líder del proceso de mentoring para los miembros de este capítulo, que tiene un lugar muy especial en mi corazón ya que participé en el equipo fundador de esta representación del PMI hace varios años. Quiero  compartirte qué es un proceso de mentoring y cómo puede apoyarte a fortalecer tus competencias como líder o experto en alguna área que te interese desarrollar.

Qué es el mentoring

Se trata de un proceso en el cual una persona con experiencia en cierto ámbito profesional, personal o académico comparte sus vivencias a una persona que desea aprender en ese tema específico. En este trayecto, se realiza un acuerdo de relación muchas veces temporal, donde el mentor ayuda a su aprendiz a lograr sus metas y potenciar sus habilidades y talento mediante conversaciones y acciones de aprendizaje, basado en su experiencia.

El mentoring es una herramienta de desarrollo en la que personas cualificadas comparten experiencias, opiniones, habilidades, conocimientos, información y, sobre todo, guían más rápidamente a un aprendiz o “mentee” a lograr sus metas.

El mentor suele ser seleccionado por su experiencia en un ámbito y no necesariamente posee conocimientos o entrenamiento profesional sobre cómo jugar su rol de mentor. Es ideal que aprenda a ser buen mentor ya que la habilidad de enseñar no siempre es natural.

En concreto, el mentoring es:

  • Un proceso de aprendizaje para aprovechar la experiencia real de otro
  • Utilizar ejemplos prácticos de situaciones reales, valen más que mucha teoría
  • Influencia motivadora y energética
  • Una relación más personal
  • Una mirada diferente, valiosa y específica
  • Aprender de éxitos y fracasos de otros

 

Beneficios

Como beneficios del mentoring, podría señalar varios. Entre los principales son los siguientes:

  • Desarrollo de talento y aprendizaje basado en experiencias reales de quien ya lo ha hecho antes
  • Retención de talento en la organización
  • Creación y fortalecimiento de una  cultura organizacional de excelencia
  • Aprendizaje y satisfacción de los participantes.
  • Autoevaluación como método de mejora
  • Satisfacción de vivir una relación más personal

 

Diferencias entre mentoring, terapia o coaching

Cuando hablamos de mentoring, se suele confundir el término con coaching, o incluso de terapia.  A mí me encantan las 3 experiencias, pero son muy diferentes. He tenido la oportunidad de experimentar las 3 desde terapeuta, coach o mentor y he disfrutado de aprender de la mano de grandes terapeutas, coaches y mentores.

En todos los casos, son experiencias sumamente enriquecedoras, tanto desde el punto de vista del tipo de relación que se forja, como del aprendizaje que se obtiene. A continuación te resumo algunas de las principales diferencias:

  • El coach y el terapeuta son profesionales en ese rol mediante un proceso formal certificado ante una instancia reconocida, mientras que el mentor tiene ese rol por su experiencia o conocimiento en un tema específico.
  • El coaching suele ser un proceso que busca expandir las posibilidades de forma más integral, aún siendo coaching de negocios, y busca un objetivo concreto.
  • La terapia es un proceso muchas veces más largo, que busca ampliar la consciencia y la responsabilidad del individuo, generalmente profundizando en el tema emocional. Existe una muy amplia variedad de enfoques terapéuticos.
  • En la relación de mentoring, uno es superior en experiencia o conocimiento. En terapia y coaching no necesariamente,
  • El mentor dará su opinión, mientras que en terapia o coaching jamás se deberá dar una opinión; sólo se facilita que el individuo encuentre sus propias respuestas.
  • En cuanto a duración, frecuentemente el coaching se realiza a corto plazo mientras que el mentoring y la terapia puede ser una experiencia a medio y largo plazo.

Etapas en un proceso de mentoring

Cada proceso puede ser diferente. Hoy en día es común implementar procesos de mentoring organizacional. También hay mentores profesionales que ofrecen programas de desarrollo abiertos al público, donde el interesado elige de acuerdo a su interés.

En general, en un proceso de mentoring personalizado, se  puede tener los siguientes pasos:

  1. Construcción de la relación: generación de confianza, conocer contexto mutuo.
  2. Acuerdos y fijación de metas: establecer acuerdos de la relación y del proceso. Frecuencia, horarios, lugar, confidencialidad, peticiones específicas. Acordar objetivo del proceso.
  3. Definición acciones: apoyo en la identificación y definición de acciones para lograr objetivo. Conforme se avance en las sesiones, se irán actualizando los siguientes pasos.
  4. Seguimiento a la acción: reuniones de seguimiento, evaluación de resultados y ajuste. Potenciar aprendizajes
  5. Cierre: Evaluación de aprendizajes y resultados. Agradecimiento mutuo.

 

Qué no es el mentoring

  • No es terapia ni coaching, como comenté anteriormente
  • No es el consejo de tus padres o amigos
  • No es una consultoría
  • No es un solucionador de problemas

Te recomiendo ampliamente que lo consideres como un elemento más de tu proceso de aprendizaje. Elige un mentor por el tipo de resultados que quieres obtener y que él ya ha logrado. Pueden ser procesos menos formales o puedes integrarte a un programa formal de desarrollo de talento. Además de avanzar más rápidamente hacia tus objetivos, te sentirás acompañado e inspirado, lo cual hace mucho más agradable el camino.

 

Compárteme ¿qué tipo de habilidades quisieras desarrollar a través de un mentor?

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *