Del uno al diez, ¿qué tan cansado te sientes por las tardes? ¿Tu agotamiento es mayor en estos meses de pandemia comparado con hace un año? En una reciente encuesta realizada por HBR, más del 85% de las personas se sienten más cansadas hoy que antes de la pandemia.

Desde hace años ya era un problema. Sin embargo, a partir del 2020 el burnout o agotamiento extremo se incrementó de forma exacerbada. En cuestión de semanas, todo cambió, la amenaza era en todos los frentes. De repente podías perder trabajo, familia, espacios de entretenimiento, había inseguridad hasta en tener alimentos suficientes. Muchos comenzamos a vivir en el trabajo, sin habernos preparado más allá de hacerte un espacio en algún lugar de la cocina, la recámara o el comedor.

Paradójicamente, no solo las industrias que han sufrido descalabros y bajas en ventas viven una presión extrema. Algunos sectores celebran el exceso de oportunidades de trabajo y crecimiento en ventas, y con ello, la necesidad de mantenerse a flote.

Muy desafortunadamente, en las mujeres el impacto ha sido  aún peor. Mas del 80% de quienes han decidido dejar su empleo por no ser sostenible la integración de sus responsabilidades profesionales y familiares son mujeres.  El impacto en el avance  en la equidad de género en puestos de trabajo es enorme.

¿Qué es el burnout?

Es un trastorno emocional  vinculado con el ámbito laboral, el estrés causado por el trabajo y el estilo de vida de la persona. Este síndrome puede tener consecuencias muy graves, tanto a nivel físico como psicológico.

Se suman muchos factores: el agotamiento digital es real. Situaciones como:

  • Comunicarte, aprender, discutir y tomar decisiones de forma virtual, cuando a veces ni siquiera puedes ver el gesto de las personas.
  • La monotonía fortalece la intención del multitasking o intentar hacer más cosas a la vez, lo que incrementa la frustración, la productividad y el cansancio mental.
  • El incremento en el reto por lograr resultados más rápido
  • La necesidad de aprender aceleradamente muy diversas herramientas y conceptos nuevos
  • Cambiar los procesos constantemente
  • Integrar los retos familiares y personales todo el tiempo, en el mismo lugar y momento.

Estas, entre otras razones convierten a cada persona en un candidato idóneo para sentir altos grados de frustración, enojo y miedo.

Los síntomas

Las manifestaciones más comunes son depresión y ansiedad, lo que conlleva a una baja autoestima, insomnio e incrementar el nerviosismo, la frustración, el aburrimiento y la irritabilidad en el día a día. Aunque al principio el malestar suele extenderse a la vida laboral, inevitablemente llega a otros ámbitos de vida social y familiar.

Estas afectaciones sin duda disminuyen la calidad de vida de millones de personas que trabajan mucho y no encuentran el suficiente balance y satisfacción en las miles de horas que dedican a su labor.

Primer paso para evitarlo

Parece complejo abatirlo, pero es posible al menos mejorarlo, aplicando herramientas y hábitos adecuados. La clave principal es decidirte a evitarlo, y el principio es comprender un poco más del problema para identificar los síntomas en ti.

Comienza por tomar control de tu día. Crea un sistema de trabajo efectivo que te permita lograr metas realistas, pequeñas y constantes, que te lleven a tu gran objetivo. Para ello te comparto con gusto mi sistema 3D.

  • Define: Aclara metas en los principales ámbitos de tu vida. Para vivir plenamente es fundamental poner foco en tu vida profesional, familiar, cuidado y desarrollo personal. Si descuidas uno, se caen los demás. Si no es claro para ti, date tiempo para definirlo.
  • Decide: Determina qué quieres primero. Priorizar es una habilidad fundamental en el éxito. Asignarás tu precioso tiempo a lo más importante. No olvides el tiempo para recuperarte y descansar, te dará la energía para potenciar tu productividad.
  • Disciplina: Crea un sistema de trabajo que te permita analizar cómo usas tu tiempo, qué asuntos solucionar primero y cómo puedes optimizar la forma como realizas tus actividades. Por ejemplo, aprender mejor una herramienta, sistematizar, utilizar algún software, puede liberarte tiempo y estrés.

Siempre me ha gustado tener un cuidado integral de mi persona. Pero hoy es uno de mis principales objetivos porque estoy convencida que el reto de mantenerse sano física y mentalmente es cada vez mayor. Considero que si yo estoy bien, mi entorno estará bien y podré aportar más a mis relaciones significativas como mi esposo, mis hijos, mi equipo, mis amigos y mis clientes. Me gusta comer muy sano, hacer ejercicio, practicar yoga, pintar acuarela y últimamente estoy leyendo temas que me hacen sentirme más motivada. Y te confieso que a veces flaqueo y comienzo a dejar mi rutina, pero cuando lo noto, regreso a ella y recuerdo una gran verdad que mi mamá me dijo un día “decidirse a estar bien es más difícil que dejarse caer”.

¿Compárteme qué estás haciendo para evitar el burnout?

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *