Muchos de nosotros nos sentimos estresados en este momento, y no solo por la pandemia. Desde antes ya hablábamos de la dificultad del cambio, de la transformación tecnológica, diferencias políticas o una economía muy retadora. La salud mental y emocional define la forma cómo nos sentimos y mucho de cómo reaccionamos ante el reto del cambio y la volatilidad actual.

Estamos más estresados que antes. Por ejemplo, una encuesta de Deloitte muestra que alrededor del 45% por ciento de los encuestados de una muestra de 9,000 personas entre 18 y 40 años informan sentirse ansiosos o estresados todo el tiempo o la mayor parte del tiempo, con una mayor proporción entre las mujeres y los padres jóvenes.

Esto no es un tema menor. La realidad es retadora, y nuestra principal arma para responder al entorno es nuestra salud mental y emocional. Mi madre hace poco me comentó algo que me dejó huella: “es más difícil decidir estar bien que dejarse llevar por las circunstancias”. Estoy convencida de ello. Quiero resaltar que es una decisión personal y que nadie puede hacerlo por ti y tú no puedes tomar la decisión de estar bien por otro, por mucho que lo ames y desees su bienestar.

Creo que a todos nos toca apoyar con nuestro bienestar a generar un entorno más sano para uno mismo y para los demás: en casa conviviendo, en las relaciones familiares, profesionales y hasta cuando vamos al supermercado, una sonrisa puede hacer la diferencia para alguien que está pasando un mal momento. Siempre podemos ser modelo para otro, para bien o desafortunadamente, para no tan bien.

Te comparto algunos consejos que a mí me sirven para fortalecer mi salud mental y emocional:

  • Cuídate. Estar super clara que la principal responsable de mí soy yo. Cuidar mi salud física y emocional es la base de todo. Buscar la mejor forma de estar bien cuando las cosas se ven complicadas es mi decisión. Pedir ayuda, compañía, consejo o apoyo cuando lo necesito también es mi responsabilidad.
  • Cuida tu alimentación: los alimentos que comes y la información que consumes define mucho de tu bienestar físico y mental. En este momento de nuestras vidas, ser más cuidadoso al seleccionar de lo que te nutres es la diferencia. Notarás el resultado muy pronto.
  • Ten una rutina. Por naturaleza a las personas nos gusta la certeza, sentirnos seguros. Hoy que todo cambia todo el tiempo, sentir un poco de seguridad es muy saludable. Establecer rutinas generales para la mañana o por la noche que incluyan algo de ejercicio, leer o hacer algo que te guste, arreglar tu cuarto, conversar con alguien, te dará un respiro si te dedicas a disfrutarlo realmente.
  • Organiza tu tiempo. El recurso más escaso es el tiempo así que si logras organizar tus actividades y priorizarlas te sentirás mucho más efectivo y más satisfecho con tus logros. Para mí es un reto enorme, y una fuente de gran ansiedad cuando no lo hago.
  • Conéctate. Busca espacios para mantenerte conectado con gente con la que puedas conversar. Somos humanos, necesitamos sentirnos en relación. Construye tu red de apoyo, busca relacionarte con gente con quien tengas coincidencias en interés, muy probablemente encontrarás fácilmente el mismo interés en corresponder.
  • Desconéctate. Uno de los factores que más ansiedad genera es el abuso de la tecnología y redes sociales. Estar siempre activo es muy desgastante y puede dañar las relaciones de la gente significativa que tienes a tu alrededor. Ten espacios para ti, aprender, para descansar, para fortalecer tus relaciones de la vida real. Diseña tus espacios de desconexión, para lo que puedes desactivar notificaciones, aléjate de la computadora y otros electrónicos y apreciar lo que si tienes.

Estar bien es una decisión valiente que requiere energía y actitud. Todos estos tips los he aplicado durante esta pandemia y me han sido de gran utilidad. Cuido ver muy pocas noticias y dedicar mucho tiempo a aprender, para inspirarme con algo que me sirva a mí o que pueda compartir con mi familia, clientes, amigos. Cada día busco priorizar mejor mi tiempo y mantener una rutina saludable, agradecer lo que tengo y te cuento que me ha funcionado muy bien.

No deja de ser un reto diario, y eso es parte del entusiasmo que me provoca.

Y tú, compárteme ¿qué haces para cuidar tu salud física o mental? ¿Alguno de estos tips te es de utilidad?

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *