El perfeccionismo puede ser una actitud causante de inspiración para el logro, ya que proponerse una meta alta y alcanzarla suele generar satisfacción. Por otro lado, también puede ser origen de ansiedad, frustración, miedo y algunos trastornos psicológicos mayores. Incluso se le ha considerado como un factor de vulnerabilidad en algunas psicopatologías. Esta actitud es más común de lo que parece en nuestros diferentes roles como profesionistas, líderes, padres, hijos, deportistas y prácticamente en cualquier rol donde nos desempeñemos.

El límite en el que esta actitud se convierte en un problema es muy sutil. Hay quien puede vivir el perfeccionismo con ansiedad, como la obligación de destacar en varios o todos los ámbitos de su vida. Muchas personas se desarrollan en grupos que fomentan una auto-exigencia excesiva, como una forma de cubrir necesidades tales como inseguridad, profesionalismo o aceptación. Ambientes familiares, personales o profesionales en ocasiones esperan e impulsan el perfeccionismo exacerbado. El perfeccionismo es, por tanto, una actitud relacional que se crea, fomenta y modela en las relaciones más importantes de la vida del ser humano.

Un hijo obediente y estudioso suele ser alabado por su comportamiento servicial, por aceptar, ayudar y ser flexible. Se convierte en el orgullo familiar por sus excelentes calificaciones y su comportamiento obediente. Este individuo obtiene aceptación de personas muy significativas, y podría distorsionar esa situación si considera, real o imaginariamente, que la única forma de obtener aceptación será a través de sus resultados. Si en algún momento no la obtiene, quizá no sabrá cómo actuar y su sensación de culpa y vergüenza puede sumirlo en una profunda decepción.

Ante el miedo al fracaso, buscará esforzarse y demostrar a los demás lo importante que es para él mantener esa imagen de éxito, aunque el costo sea vivir en una fuerte angustia por el miedo al fracaso. Pensará constantemente que su esfuerzo, o lo que es peor, su persona, pudiendo pensar algo como lo siguiente: ‘no es suficiente, si pude lograr 10 ¿porqué no 11? Esta actitud puede convertirse en un estilo de vida que lo acompaña hasta la adultez.

Con mucha emoción comparto que recientemente presenté un proyecto de investigación sobre el perfeccionismo como trabajo final de la maestría en psicoterapia.  Me sorprendió encontrar una enorme cantidad de investigaciones sobre el perfeccionismo y, sobre todo, identificar que en la actualidad no hay un consenso entre los principales investigadores sobre la forma de definir, analizar y tratar al perfeccionismo.

Empresas, escuelas, familias o cualquier grupo social puede alimentar el mecanismo que mantiene o aviva esta actitud. A cambio, el individuo obtiene alguna ganancia, que, en los casos positivos, puede generar satisfacción e inspirarlo a seguir dando lo mejor de sí mismo; pero en ocasiones a un alto costo emocional y físico evidente, y en ocasiones muy grave.

El tema me pareció fascinante y veo que a muchas personas también les despierta interés. Por ello, publicaré 5 artículos relacionados con el perfeccionismo así como sus aspectos negativos y positivos, posibles orígenes y algunos tips y recomendaciones para comprenderlo mejor, en aras de sacar el mayor provecho a una actitud que puede ser muy productiva y satisfactoria.

Yo misma me considero perfeccionista y conocer más sobre el tema me ha sido de enorme utilidad para buscar la excelencia desde la paz, siendo generosa conmigo y con quienes me rodean, familiar y profesionalmente. Eso no implica ser irresponsable o renunciar a metas y objetivos retadores, es sólo recordar que el aspecto más importante de la vida no es el resultado, es disfrutar el proceso.

Si estás interesado en saber más sobre el tema, consulta nuestro blog www.avanzaproyectos.com/blog.

 

Elaboró: Maru González, MA, MP, PMP, PMI-ACP, PMI-PBA, coach

7 Responses to Perfeccionismo, moneda de dos caras. Introducción.
  1. Te felicito Maru, eres una mujer muy dedicada y el tema que abordas ciertamente es muy interesante, por las diferentes raíces que lo pueden originar.

    Saludos.

  2. De lo más interesante este tipo de artículos, que ayudan a comprender el por que las personas a veces actúan de cierta forma y los riesgos y virtudes de este tipo de actitudes. Espero con agrado las siguientes entregas de este tema.

    Saludos

  3. Me encanto el articulo Maru! Dare seguimiento en el blog.

  4. Cuando uno tiene una inteligencia emocional estable, tiene más probabilidades de salir avante en cualquier ambito, en la escuela, trabajo, en sociedad, etc. Sin embargo muchas personas se resisten a este cambio, usualmente culpan a los demás por los malos resultados, cuando en uno mismo esta ese cambio. debemos disfrutar como comenta Maru todo lo que hacemos y desde luego los resultados se dan mientras más emocionalmente estables estemos. Gerson


[top]

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Envíanos WhatsApp whatsapp