El PMBOK® Guide 6th ed. Cambió el pasado octubre de 2017 y ahora menciona la importancia de evaluar el enfoque de gestión pertinente para cada proyecto entre lo predictivo, iterativo o ágil, y además en la compra de la guía, se incluye sin costo, la guía ágil de gestión de proyectos (Agile practice guide®).

Sin embargo, esto no significa que la gestión profesional de proyectos haya cambiado en su escencia para todos convertirse de la noche a la mañana en agilistas para desarrollar todos los proyectos con este enfoque.

Tomando las palabras de Jesse Fewell, en su artículo “Don’t be alarmed” ( PMNetwork marzo, 2018), no significa que ágil es para todos los proyectos. Están disponibles ambas guías y creo que ambos enfoques son importantes. Lo que yo interpreto es que el PMI quizá poner sobre la mesa estas importantes prácticas para ser consideradas en cada caso. Esto no significa que todos los proyectos deben gestionarse bajo el enfoque iterativo/ágil, más aún cuando muchísimos miembros de equipos de proyecto ni siquiera conocen el concepto.

Desde mi perspectiva,   hoy, tenemos más opciones y un reto más grande al confeccionar un método “híbrido”, con las ventajas y desventajas que esto puede tener.

Como menciona Fewell, los líderes de proyecto deben ser capaces de contestar la pregunta: “¿debería aplicar enfoque ágil en este proyecto?”, y añadiría que debe tener claridad principalmente en el para qué de su decisión.

La tendencia actual en la gestión de proyectos es poner mucho mayor énfasis en la definición y gestión de beneficios y creación de valor, lo que significa que para clientes y directivos lo importante es el resultado más que el proceso. No olvidemos la pauta base: la metodología es sólo una herramienta. La gestión de proyectos efectiva requeire de crear ecosistemas efectivos, es decir procesos adecuados conocidos por gente capaz de llevarlos a cabo eficientemente con los datos y recursos necesarios para lograr el objetivo. Esto es cultura, mucho más que un formato o una herramienta aislada.

Una importante razón para utilizar los métodos ágiles es la gestión de la incertidumbre: cuando no tenemos claridad sobre qué se hará o cómo se hará resulta ocioso pretender comprometer una definición de alcance específica, mucho más un cronograma o presupuesto detallado. Conforme se avance y se tenga más información, será posible tener más claridad, y seguramente las prioridades cambiarán. Esa es la naturaleza de el trabajo en proyectos, la temporalidad y la incertidumbre, pero sin duda, hay grados de incertidumbre.

Me fascina el enfoque y los principios ágiles como la transparencia y comunicación, el respeto y fortalecimiento del equipo de trabajo, el liderazgo de servicio, la gestión de  incertidumbre, entre otras cosas. Estos aspectos pueden ser aplicados bajo cualqueir enfoque. No olvidemos que lo primero es generar valor a través de proyectos. Ese es el reto de la gestión de proyectos hoy en día, y afortunadamente contamos con más recursos y herramientas para ello.

 

 

Elaboró: Maru González, MA, MP, PMP, PMI-PBA, PMI-ACP, coach

PMBOK y Guía ágil de proyectos son marcas registradas del PMI

 

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Envíanos WhatsApp whatsapp