Cuando se parte hacia un nuevo proyecto, al igual que cuando se despega de un avión, puedes tener ciertas ilusiones, tienes una idea tanto de la hora de salida como de la hora de llagada y quizá algunas expectativas. Con ello estableces un horario, un plan y comienza el viaje. Tan pronto despegas, quizá  experimentes lo que los pilotos llaman “vientos de lo inesperado en contra”. La situación en los proyectos con frecuencia es así: todo va a costar el doble y a tomar tres veces más tiempo de lo previsto. Por ello se debe planear el tiempo que tardara en alcanzar ciertos hitos, recursos que se requieren,  presupuesto para cada etapa, y considerar los riesgos que se puedan tener bajo un escenario real.

Los vientos en contra en los proyectos pueden venir de varias fuentes, algunas son:

Vientos en contra serán otras personas. Hay quienes no estén a la altura de las expectativas y llegarán a ser incompetentes o serán indiferentes al proyecto. Los clientes y patrocinadores pueden ser una fuente importante de vientos en contra. En ocasiones te pedirán más de lo esperado, solicitarán cambios, tardarán mucho en decidir, pagarán lento y olvidarán que se trata de un proyecto y te exigirán como una maquina. Sin embargo, los proyectos sirven para generar productos de utilidad para alguien, no debemos olvidarlo.

Vientos en contra financieros. Otros vientos en contra que se enfrentaran en un proyecto es que los recursos son limitados.  Esto  es lo más frecuente; proyectos sin limitación de recursos son realmente contados. Por ello debemos realizar un presupuesto claro a lo largo de la línea de tiempo del plan. Antes de iniciar debemos saber cuánto gastaremos en cada etapa. En ocasiones puede ser una situación más desventajosa aún, cuando reducen el presupuesto original; como dice un proverbio japonés,  “Hacer proyectos es como cavar con un alfiler” .

Vientos en contra del equipo. Quizá experimentes personalmente vientos en contra al hacer un proyecto y, descubrirás para tu sorpresa que te faltan talentos específicos, habilidades y conocimientos que necesitas tener como equipo para lograr el proyecto. Es posible que los miembros de tu equipo carezcan de habilidades financieras, administrativas, de planeación, de organización, etc. Afortunadamente todas las habilidades se pueden aprender, lo importante es que  se den cuenta que lo necesitan y después busquen los medios para adquirirlas.

Vientos en contra del entorno. La dinámica del entorno es cada vez más cambiante y lo único que podemos hacer al respecto es adaptarnos.

VOLAREse es el escenario actual. La expectativa de estabilidad muchas veces es irreal. Quien sobrevive es quien puede manejar la complejidad actual y cambios continuos.

Así, lo que recomiendo para hacer frente a estos vientos en contra es:

  1. Atrévete a ir adelante. El reto puede ser un factor de motivación. El valor es la principal característica distintiva de un verdadero equipo integrado. Es absolutamente indispensable para el éxito de todo proyecto y para mantener interesado a tu equipo.
  2. Define una visión compartida del proyecto y ajústala. Es difícil mantenerla actualizada, sin embargo es de gran utilidad como elemento de conversación y acuerdo colectivo.  
  3. Define un plan y trata de apegarte a él. Los proyectos requieren de su espacio, tiempo, lanzarse a lo desconocido, hacer frente a la duda y la incertidumbre que inevitablemente acompañan a cada proyecto.
  4. Evite la zona de confort. Realizar los proyectos siempre  bajo el mismo enfoque no necesariamente permite hacer frente a las necesidades de cada proyecto. He ahí el punto esencial que distingue un proyecto de otro, es la forma de inspirar y motivar al equipo para superar los obstáculos.

 

Es posible plantear proyectos ambiciosos que saquen al equipo de la zona de confort, pero deben ser realistas Es posible actuar con rapidez y decisión  al enfrentarse a una situación difícil o potencialmente dañina, pero con objetividad. Lo menos probable es que el futuro sea estable y predecible, por lo que debemos entender y aprender a manejar los vientos en contra.

Elaboró: Paola Olvera, MI

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *