La Prospectiva Estratégica es un concepto que concierne a la construcción del futuro. Tomás Miklos afirma que “en las últimas décadas ha surgido en los campos científicos un movimiento de anticipación que puede ser definido como el esfuerzo de hacer probable el futuro más deseable. Esto es la prospectiva: la actitud de la mente hacia la problemática del porvenir, y se le dimensiona como elemento clave de un estilo de planeación más acorde con las circunstancias actuales”. (Miklos, 2009)

La prospectiva es una disciplina pero, aún más relevante, es una forma de pensar que implica anticiparse, sin restarle importancia al presente. Los prospectivistas estudian el largo plazo y toman acciones para diseñar el futuro. Si las tendencias indican un futuro indeseable, se toman medidas correctivas para modificarlo; si se espera un futuro deseable, se busca mantener el status quo.

Sus características principales son la visión sistémica, la anticipación, la integración entre los distintos actores (stakeholders) y el análisis de variables clave. Existen distintas herramientas para llevar a cabo un estudio prospectivo pero, sin duda, la técnica de escenarios juega un papel indispensable para realizarlo. En los escenarios se analizan los roles de los distintos actores involucrados y la relación existente entre las variables clave, para dibujar historias que nos señalen los futuros posibles.

Para lograr la construcción del futuro se requiere la integración de los tres componentes del triángulo griego de Godet:

• Logos o anticipación (el pensamiento, la racionalidad, el discurso),

• Epithumia o apropiación (el deseo en todos sus aspectos nobles y menos nobles),

• Erga o acción (las acciones, las realizaciones) (Godet, 1993).

La anticipación es el ejercicio de la mente de pensar en el corto, mediano y largo plazo; la apropiación es el sentirse dueño y responsable del porvenir, reconociendo que nuestras acciones inciden en él; la acción es tener una participación activa en la construcción del futuro. Juntando estos tres elementos, el único resultado que podemos obtener es un futuro diseñado por nosotros mismos y para nuestro beneficio, dejando de culpar a terceros por la vida que llevamos.

La prospectiva nos enseña a dejar el duelo del pasado, anticiparnos y pensar en el futuro, para decidir sobre nuestras decisiones presentes. ¿Cómo crees que el pensamiento prospectivo nos podría ayudar en el desarrollo de nuestros proyectos?

—–

Elaborado por Martha L. González, MPE

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *