El rol de patrocinador puede lograr que un proyecto clave, capaz de generar valor para la organización, con un equipo brillante, se convierta en un éxito o en un fracaso.

¿Cuál fue el rol de Bill Gates en Microsoft, de Steve Jobs en Apple, de Michael Dell en DELL?. Todos ellos han sido gente brillante, con alta capacidad y creatividad para imaginarse y hacer realidad sus sueños. Iniciaron haciendo su negocio en cualquier espacio disponible y, en muy pocos años, se convirtieron en empresas globales muy poderosas. En el caso de Michael Dell, inició formateando discos duros como estudiante en 1983 y para  1990 ya vendía 500 millones de dólares. En 1992, DELL era ya una empresa de las 500 de Fortune.  Seguro que para lograr ese éxito, se vio obligado a transformar su rol de hacer las cosas a convertirse en un líder visionario, capaz de definir una visión, de conseguir talento en su gente de apoyo y convencerlos de seguirlo para lograr esa visión.

Eso es lo que hace un patrocinador (sponsor). No es un jefe al que se le visita una vez al mes para reportar actividades hechas y para recibir regaños y reproches. Su papel principal consiste en:

  • Proponer el proyecto, ubicarlo en la estrategia corporativa.
  • Cuidar que la liga del proyecto con la estrategia no se rompa, que se mantenga vivo el “para qué” del proyecto. Cuidar que todos los involucrados entiendan el beneficio y  le den sentido a su trabajo. El qué lo definirá el equipo del proyecto. El patrocinador deberá  orientarlos cuando se desvíen por falta de información o ajustará la estrategia cuando sea necesario.
  • Apoyar al líder de proyecto  y su equipo a romper barreras, conciliar diferencias, conseguir recursos y solucionar conflictos cuando es necesario.
  • Autorizar el cierre del proyecto, entregando previamente  a la organización los productos finales del proyecto, y apoyando la comunicación organizacional.

Su función, como podemos ver, es crucial. Su involucramiento al principio del proyecto durante la selección de proyectos y el inicio de la planeación es definitivamente la diferencia, en muchos casos, entre materializar metas o desperdiciar recursos en discusiones, retrabajo y desgaste innecesario.

Desafortunadamente es frecuente encontrarse con situaciones en donde:

  • El patrocinador no se involucra por falta de tiempo o de interés.
  • Delega su función en alguien que no tiene autoridad o conocimiento suficiente o, lo que es peor, abandona su función.
  • Se constituye en un “papá regañón” que ve lo que falta, buscando culpables, lo que dificulta el compromiso real del equipo. Más que dar orientación, los juzga y penaliza.
  • No conocen de administración profesional de proyectos y de portafolio, a veces consideran que lo único que hay en el tema es el manejo de MS Project y que es para niveles técnicos de proyectos.

El compromiso no sólo se da al decir ´me interesa´, es importante actuar: informando, enseñando, conciliando. En el mundo de proyectos requerimos patrocinadores activos que logren hacer crecer a sus empresas a través de proyectos exitosos, hacer crecer a sus equipos a través de aprendizaje, integración y generación de confianza. El reto es grande y las experiencias exitosas nos dicen que la recompensa es aún mayor.

—–

Elaboró: Ma. Eugenia González MA, PMP, Coach

2 Responses to Patrocinador del proyecto, una clave de éxito
  1. Me gustó tu articulo, de redacción simple, corto pero muy objetivo.

  2. Gracias Maru, siempre por tus aportaciones tan certeras, las cuales las pondré en práctica en mi proyecto.
    Saludos


[top]

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *