Todos nos hemos sorprendido ante el dinamismo que este inicio de año. Como si fuera ficción, surgen cambios, noticias, amenazas a cada momento y probablemente te sentirás desorientado, angustiado o francamente paralizado ante este nuevo entorno preguntándote ¿cómo puedo enfrentarlo?

Considero importante mantener la calma y el enfoque ante lo que es inminente: las reglas van a cambiar, están cambiando y deberemos adaptarnos en algunos aspectos a la vez que buscamos nuevas oportunidades y horizontes. En los cambios surgen oportunidades, eso es seguro. Para identificar estas oportunidades debes estar atento, contar con información y contar con la energía suficiente para convertirlas en una realidad a tu favor.

images-27

A continuación te sugiero 3 pasos indispensables para estar en condiciones de accionar efectivamente:

1. Para

No podrás ver tu entorno si no te detienes un momento a analizar cómo estás tú y cómo está el entorno. Si estás saturado de trabajo, agotado y agobiado, quizá no te des el tiempo para lograr un aprendizaje significativo derivado de un análisis serio y enfocado de ti y de tu alrededor.

Ante la angustia, muchas veces la forma natural de reaccionar es saturarnos de actividades para con ello “sentir” que estás haciendo tu parte ante el problema. Quizá trabajes 14 horas al día. Con ello lograrás agotarte, disminuir tu energía y no necesariamente serás más productivo porque un ritmo así se puede llevar en un plazo corto, pero no como una estrategia permanente. Después de un tiempo tu cuerpo, tu familia, tus amigos y tú mismo lo resentirán.

Parar no significa holgazanear o parar por mucho tiempo. Como dice el dicho “despacio que voy de prisa”. El retrabajo y los errores muchas veces desgastan innecesariamente.  Más bien significa respirar y pensar concienzudamente para definir lo importante, priorizar y especificar el camino para llegar donde quieres llegar.

Cuida tu energía, tu tiempo y tu dinero, son tus recursos más valiosos. Por lo mismo deberás gestionarlos, planeando cómo los asignas y priorizando para no malgastarlos. Planear significa tener información para decidir de forma proactiva más que reactiva, evitando desperdiciar.

Respira profundamente, cuida tu salud, tu descanso, cuida tu cuerpo ejercitándote. La recompensa es que tendrá la lucidez para rendir bien tus horas laborales.

2. Planea

Una vez que paramos un momento la rutina del día a día, tenemos la oportunidad de evaluar si lo que hacemos, de la forma como lo hacemos, nos resulta productivo. Es el momento de darnos un espacio para ajustar, eliminar prácticas que no nos sirven y arraigar las que nos resultan benéficas. También es el momento para evaluar tus metas, detallarlas y darles forma. Y una vez definidas, si realmente quieres no desperdiciar recursos valiosos como tiempo, dinero o energía, es fundamental planear el camino para llegar a tus objetivos. Planear significa tener claro y de forma específica: qué harás, cuándo y cuánto costará. Todo lo que vale la pena se hace con gente, así que seguramente requerirás poner de acuerdo a un equipo de colaboradores que te apoyan para materializar tus objetivos. Eso implica fortalecer tu liderazgo y tus habilidades de comunicación.

3. Realiza

Una vez que cuentas con un plan de acción entonces sí, manos a la obra. Ve por tus objetivos y ve ágilmente. Al contar con un plan, facilitas este tercer paso ya que contarás con una guía para ejecutar las acciones que te llevarán a tu meta y también, tendrás una referencia para poder dar seguimiento a sus esfuerzos y ajustar cualquier desviación.   Ser eficiente implica elegir los proyectos correctos y también ejecutarlos correctamente.

La técnica Para, Planea y Realiza es muy sencilla de utilizar y aplica para actividades del día a día y también para gestión de proyectos en grupos y grandes empresas. Evitemos saturarnos de actividades de forma tal que cuando nos demos cuenta, quizá hayamos desgastando nuestro tiempo y dinero, y lo peor, de forma improductiva.

 

Elaboró Maru González. MA, MP, PMP, coach.

2 Responses to Para, planea y realiza, para enfrentar el 2017.
  1. Tan cierto!! necesitamos recordar más seguido lo importante que es PARAR, siempre lo dejamos de lado y vamos como peces que lleva la corriente, sin darnos cuenta que a veces perdemos la dirección del proyecto.


[top]

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *