Los proyectos son complejos y se espera que sigan siendo cada vez más complejos. Todos buscamos herramientas y métodos para facilitarnos el camino al logro de metas.  Creo que no hay una receta buena para todo los males. Así es el caso de los métodos ágiles.

Son una tendencia mundial importante, son muy pertinentes cuando hay una muy alta incertidumbre y también tienen herramientas muy adecuadas de trabajo colaborativo.

agil

A continuación compartimos la visión de nuestra querida colaboradora Rocío Briseño, de Costa Rica, quien tiene una muy amplia trayectoria en gestión profesional de proyectos.

Proyectos Ágiles: Una dirección en lugar de un Camino detallado

“¿Alguna vez has manejado a un lugar al que nunca hayas ido antes, pero sabes que debes llegar ahí porque tienes un compromiso, alguien te está esperando o simplemente porque quieres conocer ese lugar?

Asumamos que sales al atardecer y decides manejar en la noche no puedes ver todo el camino, sin embargo, tienes una dirección, las luces de la carretera y de tu vehículo te dan suficiente luz para ver unos 40 metros, no puedes ver toda la carretera, pero conforme avanzas vas teniendo más certeza de que vas a llegar.

Quizá en el camino haya algún bache, hueco o desviaciones – como suele ser común en este país – En ese caso revisas las alternativas y corriges el rumbo, si hay alguien esperándote muy posiblemente tomas el teléfono y avisas: “Hola ¿cómo estás? Fíjate que hay una desviación en la carretera, y en lugar de irme por la calle principal voy a rodear para poder avanzar, pero sigo en el camino. ¡Nos vemos, Saludos a todos!”

Durante todo el viaje no dudaste en ningún momento de que ibas a llegar, aún cuando la iluminación no te permitía ver todo el camino completo, fuiste avanzando hasta llegar.

En los Proyectos Ágiles al igual que cuando manejamos tenemos una dirección, pero no tenemos el camino completo detallado, quizá sepamos que hay obstáculos, pero definitivamente sabemos que podemos cambiar el rumbo y las decisiones conforme vayan apareciendo con la mente fija en que vamos a lograr la meta.

Cuando los equipos de trabajo ágiles tienen la confianza de que pueden tomar decisiones para vencer los obstaculos y que todas las personas relacionadas con el proyecto se comunican oportunamente, el trabajo fluye con naturalidad.

Si necesitamos tener un plan sumamente detallado para poder iniciar y los equipos no pueden reaccionar rápido ante las variaciones, claramente no estamos en un ambiente de proyectos ágiles, porque estamos dando el camino en lugar de dar solamente la dirección”.

Esta visión de Rocío nos ayuda destacar que, para elegir el método de gestión de proyectos, es muy importante analizar el contexto de la situación del proyecto y la empresa, e incluso de la industria antes de poder definir cuál sería la forma más pertinente para gestionar mejor el proyecto.

Elaboró: Maru González, MA, MP,  PMP, PMI-BA, Coach.

Agradecimiento a Rocío Briseño, MBA, PMP, CSM, HYLT. (                      LinkedIn/rocio-briceno)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *