El entorno exigente como el actual es común la búsqueda eficiencia a través de nuevas formas de actuar. Quizá hace tiempo imaginábamos un trabajo creativo e innovador como una tarea sin orden ni método y basada en la inspiración. En un ambiente competitivo, es fundamental fomentar las nuevas ideas, crear y también dar resultados, cuidando recursos.

La gestión de proyectos es la disciplina que, a través de herramientas y procesos eficientes, facilita el uso eficiente de recursos para materializar metas y objetivos. Esta práctica ha existido desde que existe el hombre. Sin embargo, a últimas fechas se ha convertido en una verdadera profesión, pilar estratégico de muchas organizaciones e individuos que requieren adaptarse al entorno cambiante.

Es común dedicar una buena parte de los recursos a realizar proyectos para buscar nuevas formas para optimizar, innovando las prácticas y métodos. Sin embargo, para que exista innovación es fundamental establecer condiciones para ella. Esto es, definir e implementar procesos y cultura que facilite la identificación y solución de problemas, aportación de nuevas ideas, asunción de riesgos, fallos rápidos y aprender de los errores, por mencionar algunos aspectos. A través de esta cultura y con un decidido liderazgo, las ideas más prometedoras pueden llevarse a la realidad

Las organizaciones innovadoras se caracterizan por procurar un clima organizacional adecuado para la fortalecer esta práctica. Suelen estar orientadas hacia la creatividad y el cambio, apoyar la independencia de sus empleados en la búsqueda de nuevas ideas y gestionar adecuadamente la diversidad de sus miembros, facilitando los recursos y el tiempo necesario, para desarrollar la innovación. Esta situación no es fácil, cosiderando las intensas cargas de trabajo que tenemos en países como México.

Decía Thomas Edison que la innovación está constituida por un 1% de inspiración y un 99% de transpiración. Sin embargo, trabajar mucho no es una condición suficiente para lograr un ambiente innovador.

Un elemento fundamental que no puedo dejar de mencionar en un ambiente innovador y productivo es el liderazgo del superior. Numerosos estudios han comprobado que la eficacia de la puesta en práctica de las ideas innovadoras de los empleados depende en mucho del estilo de apoyo de su supervisor. Cuando el sujeto se siente apoyado por su superior se incrementa la percepción de su capacidad para influir de manera innovadora en el ambiente de trabajo.

Por tanto, contar con conocimientos sobre gestión de proyectos, definir procesos alineados a las mejores prácticas del PMI, tomar cursos o tener certificaciones son aspectos muy importantes, pero no suficientes para fomentar la innovación. Tampoco dar rienda suelta a la inspiración sin ningún método u objetivo concreto.

Es las inspiración ordenada, en condiciones adecuadas y con un liderazgo comprometido lo que puede generar la cultura de eficiencia que sobresalga. Las prácticas de gestión de proyectos para gestionar la innovación e incertidumbre son un ingrediente para fortalecer la cultura organizacional innovadora.

 

Elaboró Maru González, MA, MP, PMP, PMI-PBA, coach

2 Responses to Liderazgo e Innovación: un clima organizacional efectivo para proyectos.
  1. Excelente, dejo mis datos
    La intención es inscribirme al web seminary de Liderazgo e Innovación: un clima organizacional efectivo para proyectos., este 9 de noviembre, por favor indíquenme donde se inscribe uno…


[top]

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *