Desarrollar habilidades de liderazgo es claramente una prioridad hoy en día. El éxito de los proyectos depende en una gran parte de que el líder sea capaz de integrar la voluntad de los participantes, afectados, clientes y en general, de los stakeholders. Esta gestión de intereses se lleva a cabo en condiciones muy complejas debido a que el líder suele tener menos autoridad de la responsabilidad que tiene asignada. 

Los proyectos que valen la pena, los que son estratégicos, cuyos objetivos realmente materializan parte de la estrategia son transversales. Esto es, cruzan la organización a través de la participación activa de diferentes miembros de los departamentos de especialidad, adicional a que se requiere  el involucramiento activo y efectivo de miembros de dirección, clientes, proveedores, autoridades y comunidad.

Es común encontrarse en la situación en la que un profesional de un área de especialidad como marketing, ingeniería, administración, finanzas, recursos humanos o ventas, por su buen desempeño sea promovido a convertirse en líder de un proyecto fundamental para su área. Esta persona que se sentía muy satisfecha con sus logros y el reconocimiento alcanzado, puede en ocasiones sentir una enorme frustración al darse cuenta que ser líder es otro tipo de función. Se trata de hablar con personas. Su función es integrar sus inquietudes, sus diferencias, sus requerimientos, sus especificaciones, sus cronogramas en un plan convalidado que es realista, posible y correcto para lograr las metas para lo que el proyecto fue autorizado. Posteriormente integrará los resultados en productos que sirvan para este mismo fin: materializar la estrategia.

liderazgo confe

Si este líder, con o sin experiencia en su área de especialidad, quizá cuente con habilidades e inteligencia social, o al menos con interés en desarrollar estas competencias de gestión y ello le permita aprender y dar resultados. Sin embargo, muchas veces, este no saber cómo gestionar el trabajo de otros puede convertirse en comportarse como un “jefe” de proyecto: una persona enfocada a la realización de las tareas y el uso de recursos, con menor interés en fortalecer los vínculos de comunicación, negociación y manejo de conflicto. Ser jefe es un puesto en a organización, con descripción de funciones y habilidades requeridas. Es importante sin duda administrar, planear y generar información de seguimiento, cumplir con la función es importante. Sin embargo, ser líder va más allá de ver cómo sí lo logramos con el equipo y no a pesar o sobre el equipo. Es una actitud y una decisión. Es una forma de ver la aportación propia en beneficio de generar una trascendencia de mayor alcance en la gente y en el tiempo.

Para ser líder se requiere primero que nada decidirlo. No puedes ser líder exitoso si no te genera una enorme pasión y entusiasmo motivar, escuchar, empatizar, aprender y sobre todo, inspirar a otros a ir hacia el mismo lugar. Una vez tomada la decisión, el  convertirse en un líder exitoso es un proceso que no se acaba. Implica evaluar tus competencias, tus fortalezas y debilidades, aprender haciendo, enfrentar tus miedos y tus errores, escuchar y dar la razón a otro, explicar porqué. En fin, buscar junto con otros  cooperar para lograr el éxito conjunto.

Concluyo con esta frase: Si quieres ir rápido ve solo, si quieres ir lejos ve con un equipo.

Elaboró: Ma. Eugenia González, MA, PMP, coach.

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *