El liderazgo y el trabajo en equipo es un factor fundamental en cualquier esfuerzo relevante. Tener éxito en un proyecto estratégico para una organización requiere de el mejor esfuerzo de un conjunto de personas que imaginen, luchen y logren el mismo resultado.

Hablando de proyectos, el liderazgo y el trabajo en equipo es mucho más complejo. Se trata de lograr integrar las voluntades y no sólo las actividades des-coordinadas, de un grupo de personas que suenen tener visiones diferentes derivadas de su experiencia propia, rol, expectativas y objetivos.

La visión típica del un líder que tiene un grupo de gente a su cargo formalmente en la organización hoy en día es obsoleta. Liderazgo es hacer que las cosas sucedan, iniciando por cosas sencillas como elaborar un reporte u organizar una reunión.

Inteligencia emocional en proyectos

El liderazgo y el sentido de equipo se basa en la capacidad de comunicarse, negociar y manejar diferencias. Para ello debe fortalecerse la inteligencia emocional en toda la organización, en grupos sociales e incluso en el seno de la familia. Implica escucharse, acordar una visión u objetivo común, definir roles y apoyarse para lograr que ese deseo común se convierta en realidad.

La inteligencia emocional es un concepto definido por Mayer y popularizado por Daniel Goleman como “una habilidad para percibir, asimilar, comprender y regular las propias emociones y las de los demás, promoviendo un crecimiento emocional e intelectual”.

¿Por qué es importante ser inteligente emocionalmente en proyectos?

Porque los proyectos generan un cúmulo importante de emociones derivado de su importancia, urgencia, diversidad de puntos de vista y objetivos. La capacidad de entablar conversaciones poderosas que se traduzcan en la utilización de los recursos y capacidades de los involucrados, es sin duda, una ventaja competitiva difícil de copiar. Detrás de toda acción y reacción, hay una emoción. Es la emoción lo que nos mueve a tomar decisiones. Conocernos mejor es un paso fundamental para ser más efectivos individual y en equipo.

¿Cómo incrementar la inteligencia emocional?

Hay una muy buena noticia en este tema. La inteligencia emocional es una habilidad no un rasgo, mucho menos una característica genética. Por tanto se puede aprender y desarrollar. Sólo que hay que dedicar tiempo y esfuerzo.

Debemos iniciar por lograr que cada persona tome la responsabilidad de conocerse mejor y fortalecer sus propias habilidades de comunicación y generación de acuerdos.

Posterior a ello, como pasa en gestión de proyectos, es importante tener un lenguaje y protocolos de actuación comunes. Esto se logra con la adquisición y principalmente, la aplicación de conceptos que fortalezcan la capacidad de ponerse de acuerdo en los individuos.

Espacios de aprendizaje y comunicación en grupo, guiados por especialistas que busquen no sólo transmitir conceptos teóricos sino implementar prácticas de comunicación efectivas pueden fortalecer la capacidad natural que los grupos humanos tenemos de generar soluciones extraordinarias basados en nuestra diversidad de puntos de vista.

En Avanza siempre incorporamos en nuestros servicios las distinciones de comunicación, liderazgo, negociación y manejo de conflicto. En talleres enfocados a aprender a aplicar métodos de gestión de proyectos, muchas veces me ha pasado que los líderes de proyecto dicen “en realidad veo que nuestro problema principal es la falta de liderazgo y trabajo en equipo”. Darse cuenta del problema es el primer paso para iniciar el camino hacia su solución. Un aspecto que aprecio mucho del tema, es que quien se comunica mejor en proyectos, también lo hace con su familia y amigos, y eso es muy satisfactorio, iniciando por mí persona.

Elaboró: Maru González, MA, MP, PMP, coach.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *