La ejecución exitosa de la estrategia es lo que construye nuestro futuro personal y profesional. Esta estrategia se materializa a través de proyectos y programas. Por tanto, la capacidad de atraer, retener y utilizar de la mejor forma el talento de los participantes en el proyecto es un factor crítico de éxito que se convierte en una ventaja competitiva difícil de copiar.

Cada vez es más aceptado el enfoque de gestión profesional de proyectos derivado de las presiones existentes hoy en día de hacer más con lo mismo y cambiar rápidamente de acuerdo a las necesidades del entorno.

talento

 

De acuerdo con un estudio realizado por el PMI ( Rally of talent to win, 2014), el 72% de los altos directivos creen que la gestión de talento será cada vez más importante en los próximos años. Desafortunadamente, sólo el 41% de los mismos acepta que la gestión profesional de talento es estratégica en sus organizaciones.

La gestión de talento incluye:

  • Definir una estrategia. La primera declaración que hace falta hacer es informar dentro y fuera de la organización que esto es importante. Y, lo más difícil, ser congruente con ello. Definir un responsable de la iniciativa, roles de apoyo, estructura y métodos para llevar a cabo la gestión de talento es la base fundamental para que funcione. Por supuesto, el patrocinio de la dirección es la diferencia, como en toda implementación de cultura de excelencia.
  • Reclutar al personal adecuado para cada puesto. Obtener el interés de las mejores personas requiere de realizar una oferta atractiva en cuanto a reto, interés y por supuesto sueldo. Este último no es lo más importante, pero sin él, la tentación de abandonar el barco es constante y frecuente.
  • Retener al talento. Las organizaciones que se distinguen por contar con gente talentosa realizan un esfuerzo constante y permanente para que la persona se mantenga interesada en pertenecer. El crecimiento profesional y personal, el ambiente de trabajo, el reto constante son factores fundamentales en ello. En esta etapa, es la cultura lo que gana los corazones de los mejores, por el “simple” hecho de querer pertenecer. Eso es como el amor, no se puede comprar, se gana.
  • Desarrollar el talento. El objetivo es crear un sistema de mejora continua como un círculo virtuoso que permita a los individuos desarrollarse y querer seguir ahí, y a su vez, atraer a otros. La creatividad para diseñar procesos para ello es clave: programas de coaching y mentoring adaptados a las necesidades de cada persona clave en la organización, fortalecerá la capacidad de la organización de crecer y alcanzar retos a través de su gente.

Los procesos y herramientas son muy importantes, pero sin duda no sirven si no son parte de una cultura conformada por los individuos que participan y afectan al proyecto. Gestionar el talento es una competencia organizacional fundamental para lograr las metas de la organización.

Elaboró: Ma. Eugenia González, MA, PMP, coach, terapeuta.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *