Hoy en día es común pertenecer a varios grupos o equipos de trabajo, dependiendo de las responsabilidades que cada persona tiene en distintos proyectos o procesos. No todas estas agrupaciones funcionan de forma efectiva.El costo de no tener la capacidad de ponerse de acuerdo, aprender y coordinar acciones puede ser enorme.

Analicemos entonces qué se entiende por equipo de trabajo efectivo. Se trata de un grupo de personas con objetivos comunes claros y definidos, que trabajan en conjunto. Sus miembros son participativos, cooperativos y  buscan alcanzar la meta en conjunto, viéndose a sí mismos como una unidad. Aprender a colaborar como un equipo en logros comunes  es fundamental en el desarrollo profesional de las empresas y las personas. Esta característica no aparece de forma natural en las agrupaciones.

Trabajo-en-equipo

 

Los equipos de trabajo son como pequeñas sociedades donde conviven personas con muy diferentes experiencias, opiniones y preocupaciones. Algunos piensan que juntar  gente con conocimientos diversos para realizar una labor es suficiente y la experiencia ha demostrado que se requiere mucho más que conocimientos en un equipo. De hecho, esta mezcla de capacidades es lo que puede hacer a los miembros muy poderosos si saben conversar.  Es lógico y esperado que haya diferentes puntos de vista y, ante esta diversidad, contar con herramientas de comunicación y manejo de conflicto es fundamental. Es responsabilidad del líder y de cada miembro del equipo facilitar activamente el proceso de establecimiento y fortalecimiento de relaciones interpersonales.  Sin duda, un líder efectivo es el que logra elegir y mantener a la mejor gente,  influyendo en su equipo para lograr actitudes que fortalezcan la comunicación. Ése es su principal trabajo.

A continuación mencionaremos algunas características indispensables en un equipo de trabajo que colabora con efectividad en el logro de sus metas:

  • Tiene objetivo(s) común(es).
  • Es generalmente un número reducido de integrantes. Varios equipos constituyen departamentos o áreas de trabajo.
  • Existe un compromiso personal y grupal por alcanzar la meta.
  • Existen normas, límites y disciplina productivas, comunes, propuestas y aceptadas por los miembros, que se pueden ir ajustando para mantener la eficiencia en la colaboración.
  • Los integrantes manifiestan intereses comunes dentro de la diversidad que los caracteriza. Pueden hablar abiertamente, enfocándose a aportar ideas o cuestionarlas, en un ambiente de respeto hacia las personas.
  • Saben gestionar las diferencias y conflictos y les sacan provecho.
  • Los integrantes perciben al equipo como una unidad. Otros los reconocen como equipo. Ellos “se cuidan” entre sí. Por ejemplo, las diferencias se conversan en el equipo con los involucrados presentes, nunca “afuera”, ni se habla de alguien cuando no está.
  • Cada miembro está especializado en una tarea  determinada que apoya al proceso o proyecto en el que colaboran y sólo si todos ellos cumplen su función será posible sacar el objetivo adelante.

Los objetivos comunes son resultado de muchas conversaciones colectivas. Es de fundamental  importancia  tener claras las metas a lograr y, desafortunadamente, es común que los equipos no las tengan claras o existan diferencias importantes. El impacto en los resultados y el desperdicio es enorme, ya que se pueden desgastar y dañar las relaciones entre la gente, al transitar por el mismo camino sin un objetivo común claro.

El rendimiento obtenido por un equipo es igual a la suma de sus conocimientos y esfuerzos individuales, más la capacidad de colaboración que muestren sus integrantes para acordar acciones en conjunto, aprovechar la diversidad, generar resultados y solucionar conflictos y diferencias.

Aunque, como mencionamos anteriormente, el líder de un equipo influye enormemente en los resultados del mismo, el colaborar es una decisión personal. Como dice Patric Lencioni:  Trabajar en equipo no es una virtud, es una elección consciente y voluntaria  que surge construyendo lazos de confianza basados en la vulnerabilidad humana que muestran los integrantes del equipo, ante sus errores, temores, y dificultades”.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *