El liderazgo en proyectos es una especialidad relativamente nueva. Existe mucho menos investigación y publicaciones sobre esta importante característica específicamente para proyectos que el liderazgo en general, aunque el reto es diferente y me atrevo a decir que mayor,  debido a el corto tiempo en el que se deben dar resultados en proyectos, la falta de jerarquía formal sobre el equipo y la naturaleza diferente de cada trabajo.

lider

Esta tarea requiere de gestionar emociones propias y de los demás. En los últimos 15 años, el tema de la inteligencia emocional y el desarrollo de competencias “suaves” o de relación ha tomado gran importancia. Has empresas están ávidas de encontrar formas de mejorar la forma como ejecutan sus proyectos y algunas han optado por buscar en la inteligencia emocional herramientas concretas de apoyo.

La pregunta a discutir en este artículo es ¿cómo unir estos dos temas de forma que podamos observar cambios significativos en el resultado de los proyectos? No es una pregunta fácil de contestar.

En nuestra experiencia con clientes, hemos visto en repetidas ocasiones cómo algunas organizaciones no prestan atención en absoluto al tema del desarrollo de habilidades suaves, quizá por su dificultad para comprometer y comprobar resultados, enfocándose por completo a desarrollar habilidades técnicas. A veces no saben que el liderazgo, la comunicación y la gestión de proyectos con competencias que se aprenden, no siempre vienen “incluidas” en la persona con grandes cualidades técnicas. Otras organizaciones realizan algunos esfuerzos de forma aislada, es decir, una capacitación  en liderazgo, comunicación o trabajo en equipo. Algunas más realizan un gran esfuerzo por ejecutar una sesión de team building, con juegos que representen retos y apoyen la interacción. Esto de alguna manera, sensibiliza en mayor o menor medida sobre la importancia de estos temas, no comprometiendo siempre un cambio real y significativo en los participantes en un proyecto.

El tema es bastante complejo y no menos importante, y desafortunadamente la verdadera ventaja competitiva derivada de procesos efectivos se da y se mantiene a través de comportamientos observables, constantes y a la vez flexibles para ajustarse a la mejora continua real.

¿Qué componentes se requieren para lograr fortalecer la figura del líder de proyecto y sobre todo, incrementar su productividad? A continuación menciono algunos muy relevantes:

  • Capacitación: es necesario conocer y homologar conceptos. Una forma de iniciar es a través de programas de capacitación donde se establezcan distinciones y herramientas de liderazgo, comunicación y trabajo en equipo.
  • Coaching: El líder de proyecto tiene una experiencia personal derivada de sus antecedentes académicos, sociales, temperamento, experiencia profesional, entre otras muchas cosas. Sesiones de coaching que le permitan identificar sus fortalezas y ajustar sus áreas de oportunidad es fundamental para realizar cambios reales y aprender de la experiencia. El líder eficiente servirá también como modelo para otros.
  • Mentoring: Fortalecer sus habilidades técnicas sobre su trabajo sin duda incrementará su seguridad y su eficiencia. Esto incluye conocer sobre su industria particular y conocer sobre cómo se ejecutan los proyectos en su empresa y comunidad.
  • Enfrentarse al reto: El liderazgo es como andar en bicicleta, se aprende haciendo más que leyendo. Es importante ejecutarlo y enfrentarse a situaciones reales y probarse en el reto a la vez de ir aprendiendo de la experiencia.
  • Mucho apoyo de patrocinadores: Ser líder de gente que no tiene un reporte directo formal, para coordinar su trabajo no es tarea fácil, requiere del apoyo claro y visible de los patrocinadores del proyecto.

 

Agradeceremos nos compartas tu opinión y experiencia.

Elaboró: Maru González, MA, PMP, coach.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *