Creo que hoy en día no existe una organización que no esté viviendo algún cambio organizacional de mayor o menor magnitud. Es imposible mantenerse estático y vivo. Los cambios organizacionales  suelen implementarse a través de proyectos. Cuando estos cambios son estratégicos o afectan a varias áreas a la vez, el impacto y por ende la dificultad se incrementa de forma significativa.

En ocasiones quienes están a cargo de este tipo de proyectos ponen su atención en  los productos, procesos o tecnología que cambiará y ponen mucho menos enfoque en el el impacto de estos cambios en la gente y la transformación de los procesos.

En realidad, todos los proyectos son por naturaleza cambios, así que es importante que quienes trabajamos en proyectos estemos conscientes de considerar la gestión del cambio en las personas como un conjunto de actividades de comunicación, motivación,  capacitación y negociación, indispensable para lograr el éxito de los proyectos.

Se requieren líderes de proyecto y de programa con habilidades para gestionar estos cambios, convencer y entusiasmar a los stakeholders o interesados en el proyecto, preparando a la organización para la transformación, con el apoyo de los patrocinadores en los proyectos.

metodo

 

De acuerdo con  “Managing Change in Organizations: A Practical Guide”, gestión del cambio es un enfoque estructurado, integral y cíclico de apoyo a la transición de personas, grupos y organizaciones  de un estado actual a uno futuro con un objetivo de beneficio esperado.  De acuerdo a un estudio realizado por el PMI, las organizaciones en EU pierden en promedio US$149 millones de dólares de cada US$1 billón gastado en iniciativas estratégicas debido a que los proyectos fueron ejecutados de forma deficiente, aún si la iniciativa era brillante.

 

Este mismo estudio menciona como principales causas del fracaso de más de la mitad de los casos estudiados a:

  • Comunicación insuficiente
  • Falta de liderazgo

Por otro lado, las organizaciones que reportaron ser altamente efectivas en la gestión del cambo incorporaron entre sus  prácticas las siguientes:

  • Hitos (milestones) y medidas de seguimiento claras y bien definidas
  • Compromiso de la dirección y de los patrocinadores del proyecto, que se notaba en la acción concreta.
  • Responsabilidad de pertenencia al proyecto y rendimiento de cuentas claro y concreto.
  • Prácticas de gestión profesional de proyectos estandarizadas

Una vez más compartimos nuestro punto de vista en cuanto a que la gestión eficiente de proyectos es más que una práctica deseable. No implementar cambios estratégicos implica quedarse atrás, no competir y en algunos casos desaparecer. El implementar prácticas adecuadas de gestión de proyectos es en sí mismo un proyecto estratégico.

Compártenos tus comentarios y punto de vista.

 

Elaboró: Equipo Avanza.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *