Un enfoque sustentable (o sostenible como se utiliza en varios países) comienza a no ser novedad. Vemos empresas que publicitan su certificaciones sobre manejo de energía, lineamientos de responsabilidad social, proyectos “verdes”, certificaciones de ser un buen lugar para trabajar.  Lo que es de llamar la atención es la gran diversidad que hay en interés, enfoque, desarrollo, conocimiento y sobre todo aplicación en el mundo.

Hoy, la realidad es que los marcos regulatorios definen frecuentemente mucho de lo que la gente  hace a nivel individual y corporativo. Pero no es sólo el aspecto de obligatoriedad lo que  hace que las cosas sucedan. Afortunadamente cada vez hay más intención de realizar el cambio por genuina preocupación ante  lo que ya estamos viviendo en cuanto al uso indiscriminado de los recursos. La construcción es una industria que muestra avances.

Green2

Durante julio tuve la oportunidad de visitar la interesante ciudad de Chicago. En un día despejado, no perdimos la ocasión de subir a la Willis Tower, antes llamada Sears Tower. Como parte del recorrido, se narra la historia de este importante hito arquitectónico. Su objetivo fue alojar a los trabajadores del pujante emporio Sears que tenía un enorme crecimiento a finales de los 60s e inicio de los 70s.  Haciendo cálculos optimistas, Sears requeriría un espacio de 3 millones de pies cuadrados para alojar a sus empleados, y  crearon el edificio que por 20 años fue el más alto del mundo. Con el tiempo, Sears perdió su potencial,  la mitad de la torre estuvo desocupada por más de una década.

El costo de mantenimiento fue enorme. En 2009, además de cambiar su nombre, a Willis Tower,  ejecutaron un proyecto para disminuir el 80% el uso de energía y en 40% el uso de agua, para hacerlo sustentable.

Para lograr estos importantes ahorros, entre otras cosas:

  • Sustituyeron 16,000 ventanas para crear una “ruptura térmica” entre los diferentes climas de esta ciudad y se instalaron calderas que generan electricidad y proporcionan calefección y refrigeración.
  • Redujeron el consumo eléctrico al modernizar los 104 ascensores y las 15 escaleras la  electricidad en un 40% y utilizar la luz de día natural.
  • Lograron ahorrar 24 millones galones de agua en baños
  • Instalaron paneles solares térmicos para agua caliente.
  • Levantar aerogeneradores a cierta distancia del edificio, si es posible.

Todo esto convirtió a la ahora Willis Tower en un ícono no sólo de la altura, sino de la sustentabilidad. ¿Cómo fue posible diseñar un edificio de tal magnitud sin considerar el costo de mantenerlo? Seguramente fue porque en ese tiempo el costo y disponibilidad de los recursos era diferente.  ¿Por qué realizaron este importante proyecto para hacerlo más sustentable? Porque es imposible mantenerlo hoy en día. El costo de este cambio fue enorme, pero en este momento el costo beneficio no es sólo económico. Hoy en día parece descabellado no pensar en la sustentabilidad.

Comparemos la construcción de enormes proyectos hoy en día. La certificación LEED en construcción se aplica en muchos de construcción actuales. Un ejemplo de verdaderos proyectos sustentables son las nuevas oficinas de Apple, que pretenden buscar el uso de energía externa casi nulo a través tecnología que les permita generar su propia energía, además del total manejo de residuos. No producirán basura para el medio ambiente. Esto representa enormes ahorros en su gasto corriente. Facebook por su parte, en sus oficinas en California, tienen diferentes sistemas de optimización de energía ya que consideran que incrementar la eficiencia energética significa disminuir los costos de electricidad.

 

El concepto de sustentabilidad debe ser el centro del proceso de planeación de proyectos como este y en general de todo tipo de proyectos. Modificar un producto  que está en operación es mucho más costoso en tiempo, dinero y esfuerzo.

La sustentabilidad debe ser considerada en la elaboración de proyectos tanto para los procesos de gestión como para el diseño y operación de los productos finales, con el objetivo de cumplir con:

  • La rentabilidad y objetivos de negocio
  • Respeto al medio ambiente y uso de recursos
  • Respeto y apoyo a la comunidad

Ninguno de estos aspectos es más importante ni es sacrificable. Requiere de prioridad y sobre todo mucha creatividad para que sea una realidad cuanto antes. Como podemos ver, el destino nos enseña que no es opcional. Lo no sostenible, simplemente no puede sobrevivir por mucho tiempo.

 

Maru González, MA, PMP, Coach, GPM

 

2 Responses to Edificaciones sostenibles, una vision de gestión de proyectos actual
  1. Acostumbro cada mediodia buscar articulos para pasar un buen rato leyendo y de esta forma he encontrado vuestro articulo. La verdad me ha gustado el post y pienso volver para seguir pasando buenos momentos.
    Saludos


[top]

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *