Diciembre es una época de muchos sentimientos, a veces encontrados. Nos vemos a la orilla de concluir un año más, en medio de fiestas, celebraciones, presiones por concluir compromisos para este año, con esperanza o miedo ante lo que nos depara el año siguiente.

Es un buen momento para reflexionar sobre nuestros aprendizajes, haciendo un alto en el camino. No se requiere de mucho tiempo, ni material especial o alguna herramienta más allá que un lápiz, un papel, un poco de concentración y 30 minutos al menos para tener un espacio personal, un regalo que merecemos después de un arduo año.

Es un momento para replantearnos nuestra visión personal, familiar y profesional. ¿Dónde quiero estar en 5 años? Imagina ese momento, ese lugar, trata de ver con todo detalle a tu alrededor, ¿qué hay?, ¿quién está contigo?, ¿qué estás haciendo? Una visión útil debe tener dos características: ser retadora y ser posible. Si falta alguna de estas características probablemente no te sea de utilidad, podría aburrirte o abrumarte. Recuerda que lo único que existe es el aquí y el ahora, el pasado ya no existe y el futuro es incierto. Con buenos presentes construimos buenos pasados y mejores futuros.Tu principal herramienta, prácticamente la única, eres tú mismo, así que primero que nada enfócate a lo que tienes, a tus recursos, tus habilidades y competencias, ¡con esto cuentas!

Ahora, ubícate en tu visión, ya llegaste ahí, y responde 3 preguntas más:

  1. ¿qué habilidades y competencias he aprendido para llegar a mi visión? ¿cuáles he tenido que desaprender o modificar?, ¿qué sé hace que antes no sabía? ¿Qué rasgos de mi personalidad me han facilitado el logro de mi visión?
  2. ¿qué me limitaba? ¿Qué me detenía, me agotaba o me desgastaba? ¿cuáles eran mis obstáculos? ¿eran internos o externos? ¿qué tan reales o imaginarios eran? ¿cómo hice para vencerlos o darles la vuelta?
  3. ¿Qué me carga de energía? Es lo que llena mi espíritu y me potencializa. ¿Qué me gusta? Necesité de toda la fuerza posible para llegar aquí.

Ahora, con más información sobre tu visión, es el momento de iniciar a definir cuáles son los proyectos que te llevarán a tu visión. Si recordamos la definición de un proyecto: “es un esfuerzo temporal  que se lleva a cabo para crear un producto, servicio o resultado único” (PMBOK® ver. 4). Es importante resaltar que temporal implica que inicia y termina de forma clara. El tiempo, el dinero y el esfuerzo no es infinito. Por esto, la etapa de definir claramente qué haré es muy importante para asegurar que los proyectos realmente estén alineados a la visión y que inicie sólo lo que puedo y quiero hacer. Iniciar muchos proyectos para interrumpirlos después es uno de los mayores desperdicios en proyectos a nivel personal y empresarial. La otra característica de los proyectos es que son únicos. Aunque haya ejecutado proyectos similares, si es proyecto, nunca lo he hecho. Llevar a cabo lo que no he hecho conlleva incertidumbre, riesgos y mayores probabilidad de error. Un error es muy valioso cuando puedo reflexionar y convertirlo en aprendizaje. Así pues, requeriré tolerancia, disciplina y paciencia para llegar a mi visión.

Los aspectos más relevantes a definir al planear un proyecto son:

  • ¿Qué vas a hacer? Describe cuáles son los productos finales que ese proyecto producirá. Pueden ser conceptos, logros, productos, servicios, negociaciones, diseños, algo tangible y verificable.
  • ¿Cuándo lo vas a hacer? Que actividades requieres para lograr los productos definidos y cuándo las llevarás a cabo.
  • ¿qué recursos necesitas para llevar a cabo las actividades definidas? ¿Cuánto cuestan? Define recursos necesarios y presupuesto.
  • Finalmente, quién lo llevará a cabo, si es que requieres apoyo de alguien más.

Verifica si tu definición de proyectos es posible, retadora y si te llevará realmente a materializar tu visión. Seguramente requerirá de algunos ajustes, así es la planeación. El secreto no está en trabajar mucho, sino en trabajar bien, hacer los proyectos correctos, correctamente.

Regálate unos minutos de reflexión, revisa y  alinea  tu visión a tus intereses actuales, define tus proyectos e inicia el año con un camino definido por delante y con mucha energía para transitarlo con éxito. Quienes ya han llegado a su visión, comenzaron a trabajar hace ya un rato. Cuando Napoleón se disponía a partir para Waterloo, alguien le comentó “pero señor, Waterloo es muy lejos” a lo que Napoleón respondió “lo sé, por eso ya me voy”.

Felices Fiestas

Ma. Eugenia González, MA., PMP, Coach.

One Response to Definiendo tu Visión 2015
  1. La verdad es que es bueno hacer esa reflexión, va muy acorde con encontrar la misión de vida que todos tenemos, creo que es necesaria aunque dificil.

    Buen post, Saludos Isaac Bolea.


[top]

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *