Se requieren resultados rápidos para sobrevivir en el medio laboral actual. Vivimos  es una creciente complejidad en las situaciones de trabajo, lo que nos lleva a buscar formas diferentes para organizarnos. Lo que las empresas buscan son personas con iniciativa y capaces de tomar decisiones para enfrentarse a situaciones imprevistas y cada vez más impensables. Hace décadas era suficiente con contar con un título o una certificación para avalar la capacidad de un individuo. Hoy,  más allá de los conceptos de capacitación se busca que a una preparación certificada, medida por un número y nivel de estudios, se añade la necesidad de verificar que el individuo cuente con  la experiencia que lo habilite  a ser competente para hacer elecciones, negociar, tomar iniciativas y asumir responsabilidades. Esta experiencia no se puede definir en términos de años de realizar alguna actividad.

liderazgo

Bajo este contexto toma fuerza desde hace varios años el concepto de competencias en el ámbito laboral y en la administración de proyectos en particular. El individuo debe “saber-hacer”, lo que implica conocer la forma de ejecutar ciertas tareas y ser efectivo al enfrentar situaciones nuevas y complejas combinando varias habilidades y aptitudes, además de su experiencia y capacidad de aprendizaje. De acuerdo con Monique Denyer autora del libro “las competencias en la educación”, una competencia “se refiere a un conjunto de elementos que el sujeto puede movilizar para resolver una situación con éxito a través de una acción responsable, es decir, concebida, administrada y aplicada con todo conocimiento de causa”.

El líder de proyecto de hoy  debe desarrollar competencias muy diversas. Hace relativamente poco tiempo, era suficiente con conocer sobre el tema específico del proyecto, planear y dar seguimiento a un cronograma y a un presupuesto, así como asignar trabajo a su equipo. Cumplir en tiempo, costo y alcance aunque es complejo, ya no es suficiente.

El rol del líder de proyecto ha cambiado y es necesario ajustarse para sobrevivir. El mayor objetivo de un buen líder de proyecto es realizar una administración de proyectos centrada en lograr beneficios reales para su organización, y debe demostrarlo en el lenguaje que los directivos lo comprendan. Muchas veces, el líder de proyecto deberá participar en la elaboración y búsqueda de nuevos contratos, junto con los vendedores y gerentes operativos. El líder debe saber usar muchos sombreros, además de identificar cual es el que mejor combina con la situación específica que enfrenta. Debe comprender y saber ejecutar un proceso de negociación exitoso,  además de cumplir las promesas hechas a un cliente, con miras a mantener relaciones a largo plazo y conservando el retorno a la inversión que la empresa espera.

La situación económica actual requiere que además de calcular un presupuesto total del proyecto con gran nivel de precisión, se haga cargo de asegurar un flujo de efectivo sano, es decir, que sepa  calcular con detalle cuando lo gastará y verifique que la empresa pueda soportarlo.

En cuanto a su liderazgo, debe ser capaz de conformar y mantener un equipo de proyecto formado por recursos capaces, entusiastas y motivados, que den lo mejor de sí y cuyo costo será el menor posible. Por otro lado, con la autoridad muchas veces menor a la responsabilidad que tiene, deberá saber negociar apoyo y recursos de sus colegas de las áreas de operación  soporte.

Adicionalmente, se espera que pueda construir una relación de comunicación, respeto y negociación exitosa con su cliente, ya que es muy difícil tener un proyecto exitoso cuando las relaciones de comunicación se encuentran rotas o no son eficientes.

Quizá parezca demasiado, pero es real y hay varios líderes de proyecto que están trabajado en adquirir competencias y conocimientos sobre las nuevas tendencias en la administración de proyectos, se actualizan en su área de especialidad, y  también y de forma muy importante, fortalecen sus competencias a través de la adquisición de conocimientos y habilidades en cuanto a planeación, finanzas, negociación, manejo de conflicto, gestión de equipos, comunicación  y liderazgo.

Los proyectos y casi todo en la vida, se lleva a cabo a través de la colaboración de muchos individuos. En mi experiencia, he visto muchos casos de líderes de proyecto preocupados únicamente por controlar el cronograma y el presupuesto, en proyectos cuyos equipos están totalmente desintegrados y manteniendo una pésima relación con sus clientes. El mundo está cambiando y hay que prepararse para lo que estamos viviendo. Quienes están capacitados para lo que conocen, estarán listos para sobrevivir en un mundo que pronto ya no existirá.

Elaborado por: Ma. Eugenia González. MA, PMP, coach.
maru.gonzalez@avanzaproyectos.com

4 Responses to Competencias requeridas en el líder de proyecto de hoy.
  1. Me parece formidable. Estoy totalmente de acuerdo con el autor. FELICIDADES!!!

  2. Sin duda alguna el líder es el pivote que articula un proyecto. Deberá ser alguien con mucho empuje y todas estas capacidades. Muy buen artículo.

  3. Me encantó el artículo. Estoy de acuerdo en que hoy en día se requiere mucho más que saber llevar el cronograma y llenar los formatos. En mi experiencia he tenido jefes que con amplio conocimiento y experiencia en administración de proyectos, pero sin las habilidades para saber llevar a un equipo a la consecución de objetivos; lo cual es una verdadera lástima. Gracias por promover líderes de proyecto integrales!

  4. Sin duda alguna el líder es el pivote que articula un proyecto. Deberá ser alguien con mucho empuje y todas estas capacidades. Muy buen artículo.


[top]

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *