Si miramos a nuestro alrededor, identificaremos personas que se distinguen por ser entusiastas, con sentido del humor, además con capacidad de convocatoria. Parecen dotadas de ciertas habilidades de relación que les permite vivir mejor y , aunque no sean las más brillantes, obtienen sus objetivos disfrutando el proceso de logro. Quizá incluso, destacan profesional y personalmente más que quienes se distinguen por su capacidad de análisis, su cúmulo de conocimientos o su estupenda memoria. La inteligencia emocional, según Goleman, de los autores más reconocidos en el tema, es “la capacidad para reconocer sentimientos en si mismo y en otros, siendo hábil para gestionarlos al trabajar con otros”.

Los proyectos son conflictivos por naturaleza, si consideramos el conflicto como la gestión de necesidades y puntos de vista diferentes. La capacidad de conversar de forma clara y honesta, buscando negociaciones flexible puede ser una gran diferencia en el logro de resultados.

intelig

 

Por muchos años se consideró la inteligencia como una capacidad de aprendizaje y conocimiento intelectual que se medía con un indicador llamado Coeficiente Intelectual (IQ), Incluso, alguien que mostraba sus emociones, se veía como alguien “débil” o infantil.

Afortunadamente hace algunas décadas surgió el interés en las organizaciones por considerar al ser humano de forma integral, viendo su desarrollo como un factor fundamental para el logro de objetivos de negocios, personales y profesionales,  a través de una sociedad que viva mejor. Estamos lejos de que esto se convierta en una visión general. Lo que sí es notable es su tendencia creciente a ser parte de las visiones organizacionales en varias empresas.

 

Para lograr proyectos exitosos, las personas requieren:

  • Contar con herramientas para desarrollar su labor.
  • Tener los conocimientos para  llevar a cabo su función.
  • Considerar que su labor genera valor apreciado por otros.
  • Que sea capaz de llegar a acuerdos y coordinar sus acciones con otros para generar resultados trascendentes.

La inteligencia emocional nos permite tomar conciencia de nuestras emociones y las de los demás, tolerar las presiones y frustraciones, aumentar nuestra capacidad de trabajar en equipo, adoptando una actitud empática y social. Si antes se consideraba inteligente una persona porque podía evitar de la presión de sus emociones, hoy es deseable aprender a gestionar sus emociones de forma “inteligente”. Es más que evidente el costo que tiene en la salud, la productividad y la felicidad del individuo el deficiente manejo de emociones.

Las competencias emocionales que se considera que influyen más en el éxito se han clasificado en 4 grandes categorías:

  • Auto-conciencia : La habilidad para reconocer y comprender los propios estados emocionales, sentimientos, rasgos, así como su efecto en las demás personas. Se nota en actitudes que denoten  auto-confianza y buen humor.
  • Auto-regulación: La habilidad para gestionar impulsos y estados emocionales “negativos”, además de pensar antes de actuar. Lo podemos notar en la capacidad de auto-controlarse, adaptabilidad, orientación a resultados e iniciativa entre otros.
  • Empatía: Capacidad de identificar y comprender las necesidades de otros y de la propia organización. Lo podemos notar en una actitud de apertura, capacidad de escucha, flexibilidad y adaptabilidad.
  • Socialización: Capacidad de generar relaciones afectiva y efectivas, contribuyendo a la generación de un clima organizacional agradables, abiertos, honesto y efectivos en sus conversaciones. Las competencias en esta categoría son : liderazgo, influencia, comunicación, gerencia del cambio, manejo de

Desarrollar estas capacidades requiere un proceso de gestión que vale la pena, ya que brinda resultados notables al incrementar las probabilidades de aumentar un rendimiento a nivel laboral, de forma sostenida y creciente. Está demostrado que los mejores prosionales prefieren trabajar en los mejores lugares, siendo el factor económico un aspecto no determinante para que una persona valiosa permanezca en un empleo.

 

Elaboró: Equipo Avanza, Project Success

 

 

 

One Response to ¿Cómo ayuda la inteligencia emocional en el éxito de proyectos?
  1. Muy interesante articulo y muy cierto, felicidades


[top]

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *