El incremento en el número de profesionales que obtuvieron la certificación agile es realmente sorprendente. Era de esperarse. Las empresas buscan a toda costa mejorar sus procesos para mantenerse competitivas. Existe un gran interés por lograr la Agilidad Organizacional, con la esperanza de acortar la implementación de cambios urgentes alcanzar las metas.

Este término está de moda, y en general se interpreta como “la capacidad de adaptarse a las necesidades del entorno con facilidad y rapidez”. ¿Será sólo una moda pasajera o será una necesidad real que justifique la inversión de tiempo y esfuerzo en implementación de iniciativas concretas?

agil

Suena un sueño deseable para todos, pero la realidad es que si hay en el mundo quien lo está logrando. Para forjar esa agilidad, las organizaciones exitosas que se auto-evalúan como ágiles, son agresivas en la redefinición de sus prácticas de negocios en tres principales aspectos:

  • Implementación de una cultura de gestión del cambio en las personas. Capacitación, coaching y mentoring para lograr incrementar la capacidad de comunicarse, negociar y gestionar conflictos en aras de lograr acuerdos más rápido y con más posibilides de hacerse realidad.
  • Gestión de riesgos. Prácticas y herramientas concretas de gestión de incertidumbre. Buscar hacer más acciones preventivas que correctivas.
  • Aumento del uso de prácticas y procedimientos normalizados y estándares para gestión de proyectos,  programas y portafolio, aspecto fundamental para establecer un sistema de mejora continua.

El informe revela un objetivo claro y que se comienza a ver en resultados de algunas empresas pioneras: organizaciones altamente ágiles tienen el doble de probabilidades de ver resultados con éxito en sus nuevas iniciativas, en comparación de sus contrapartes, que aunque tengan buenas ideas y gente bien preparada, tienen procesos de cambio de baja agilidad.

De hecho, la búsqueda de métodos efectivos y no tediosos tiene ya tiempo. Los métodos ágiles surgieron s finales de los años 80 y principios de los 90, con un movimiento en contra los procedimientos de desarrollo de software que se consideraban burocráticos y que no lograban resultados reales: la cantidad de fracasos en proyectos era evidente, (el problema es que sigue siéndolo). A mí me toco intentar implementar la metodología cascada con el método Yourdon, que en ese tiempo era muy famoso. Aunque invertimos interés, cursos, consultoría, nunca logré ver un análisis y diseño completo. Siempre nos ganó la prisa por entregar productos.

La propuesta de modelos de desarrollo iterativos, incrementales y adaptativos era totalmente contraria y muy prometedora. Los métodos ágiles tienen en común estar basados en una filosofía de:

  • Desarrollo incremental, es decir, ciclos cortos de entregas de productos),
  • Un equipo integrado en el que usuarios y desarrolladores trabajan juntos y su interacción es muy intensa para lograr acuerdos rápidamente.
  • Un enfoque adaptativo, capaz de incorporar cambios de una forma sencilla de aprender.

Los proyectos siguen teniendo problemas: los sobrecostos, incumplimientos, retrasos son comunes aún. Buscando una solución surge la tendencia de utilizar estos métodos ágiles a todo tipo de proyectos, no sólo los de desarrollo de software. La propuesta ha sido muy bien acogida ya que la credencial de Project Management Institute que mayor crecimiento ha tenido es, sin duda, la certificación PMI Agile Certified Practitioner (PMI-ACP)® cuyos miembros en el mundo son ahora 5,265, (marzo 2014).

Implementar esta agilidad en una organización implica cambios importantes de paradigmas y la adquisición de diversas habilidades y conocimientos. Algunas organizaciones apuestan por ese camino y varias de ellas están logrando resultados concretos. Ya veremos en poco tiempo si se consolida esta nueva promesa de gestión de proyectos.

 

Elaboró: Ma. Eugenia González, MA, PMP, Coach.

Jorge Martínez del Campo, MBA, PMP, Coach

PMI Agile Certified Practitioner es una marca registrada del PMI.

 

Avanza, Project Success

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *